Cambiar a:

Superar los peligros del sol de verano: melanoma y salud de la piel

Cambiar a:
Cambiar a:

Superar los peligros del sol de verano: melanoma y salud de la piel

Cuando finalmente sale el sol luego de un largo invierno, sin duda estará listo para salir corriendo hacia el aire libre y disfrutar de su calidez. Pero mientras se divierte, no olvide que el sol de verano puede ser implacable a menos que tome las precauciones adecuadas.

25/6/2019


Cuando finalmente sale el sol luego de un largo invierno, sin duda estará listo para salir corriendo hacia el aire libre y disfrutar de su calidez. Pero mientras se divierte, no olvide que el sol de verano puede ser implacable a menos que tome las precauciones adecuadas. Para disfrutar del verano y al mismo tiempo evitar daños graves en la piel, asegúrese de usar correctamente el protector solar, limite su exposición a la radiación UV y aprenda a vigilar la salud de su propia piel.

La amenaza constante del melanoma
El melanoma (cáncer de piel) es una preocupación más alarmante de lo que se podría pensar. En 2018, se informaron 178,560 casos únicos de la enfermedad en los EE. UU., cobrándose aproximadamente 9,000 vidas. El melanoma causa una alteración en la melanina, el pigmento que da el color a la piel. Se desconoce la causa exacta del melanoma, pero está claro que las probabilidades de contraerlo aumentan enormemente con la exposición a los rayos UV. Usted es más propenso a desarrollar melanoma si tiene piel clara, un historial de quemaduras de sol, una cantidad sustancial de lunares en su cuerpo, o una historia familiar de cáncer de piel.

El protector solar es su arma secreta
El protector solar no es opcional, es obligatorio. Usarlo para limitar su exposición a los rayos UV es la manera más efectiva de prevenir el daño a la piel. La característica distintiva del protector solar es el FPS o “factor de protección solar”. El número de FPS describe el nivel de protección que proporciona el protector solar frente a la radiación UVB. Por ejemplo, si su piel normalmente se quema en 10 minutos, un protector solar con un FPS 15 lo protegerá durante aproximadamente 150 minutos. Cuando elija un protector solar, busque uno cuya etiqueta mencione “amplio espectro”. Esto significa que protege contra la radiación UVA y UVB.

  • Los rayos UVA dañan la piel y provocan bronceado, arrugas y envejecimiento prematuro de la piel.
  • Los rayos UVB causan quemaduras solares que luego pueden convertirse en cáncer de piel.

Es importante que no crea los mitos que se han creado en torno a los protectores solares ya que esto puede limitar el uso adecuado de estos.

Mito n.º 1: El FPS no es importante
Para el uso diario normal, debe usar un FPS de 15 o más. Según los médicos, el FPS 30 es ideal para pasar un tiempo prolongado al sol, ya que filtra aproximadamente el 97 % de todos los rayos UVB. Con un FPS superior a 30, la mejora es mínima y generalmente se utiliza en casos especiales.

Mito n.º 2: El protector solar es impermeable
El protector solar NO es impermeable, pero algunos son resistentes al agua. Si usted está nadando o sudando mucho, debe volver a aplicarse protector solar cada hora y media. Revise la etiqueta de su protector solar; las compañías están obligadas a especificar si dura 40 u 80 minutos en condiciones mojadas.

Mito n.º 3: Si está nublado, no es necesario
Las nubes pueden bloquear la luz visible, pero aún así dejan pasar aproximadamente el 80 % de la radiación UV en cualquier momento dado. Algunas personas tienen sus peores quemaduras solares en días nublados. Aplíquese el protector solar como de costumbre en días como este, especialmente si planea estar al aire libre durante un período de tiempo prolongado.

Mito n.º 4: No necesita protector solar si tiene una piel más oscura
Las personas con piel más oscura suelen tener una falsa sensación de seguridad al exponerse al sol porque por lo general se broncean naturalmente en lugar de quemarse; ¡pero el bronceado también daña las células de la piel! Incluso si tiene una piel más oscura, podría desarrollar un melanoma.

Otras prácticas de seguridad para estar bajo el sol
El protector solar es una parte esencial de la ecuación, pero también puede tomar otras medidas para mejorar la salud general de su piel y reducir sus riesgos de desarrollar melanoma.

Cubra lo que pueda: el uso de sombreros de ala ancha, gafas de sol, camisas de manga larga y pantalones le brinda a su piel un descanso de la intensidad del calor. Permanezca en la sombra siempre que pueda para limitar el contacto directo con el sol.

Evite las camas de bronceado: estar bronceado puede considerarse "elegante", pero llega con su propio conjunto de complicaciones. Las camas de bronceado proporcionan una exposición directa a los mismos rayos UV que causan el melanoma. El bronceado en interiores incrementa su riesgo de desarrollar melanoma al 75 %.

Sea un experto en su cuerpo: familiarícese con su piel y busque cambios notables. Revise si sus lunares tienen formas irregulares o decoloración. Casi la mitad de todos los casos de melanoma son autodetectados.

Realícese exámenes de detección periódicos: su dermatólogo puede evaluar la salud de su piel y proporcionarle los exámenes adecuados según su historial familiar médico. Si usted o un miembro de su familia tiene un historial de melanoma, debe programar un examen de cuerpo entero al menos una vez al año.
 

Durante la pandemia del COVID-19, ahora ofrecemos visitas virtuales y hemos realizado otros cambios importantes al consultorio para continuar con la atención segura y efectiva de nuestros pacientes. Más información
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software